Tamaño de fuente: +

¿Es posible un mundo sin dinero en efectivo?

Cashless
¿A qué se debe nuestra dependencia del efectivo?
Esta cuestión están en boca de todos desde hace unos años hasta la actualidad. Y es que, la llegada de nuevos métodos de pago a nuestras vidas ha abierto las puertas a una infinidad de preguntas y teorías sobre la posibilidad de un mundo sin monedas y billetes.
 
Y es entonces cuando nos empezamos a preguntar... ¿está cerca la desaparición del efectivo?
Esta transición está más cerca de lo que nos podemos imaginar, es solo cuestión de tiempo.
Sin embargo, el dinero en metálico sigue siendo el método de pago más utilizado en la actualidad. ¿A qué es debido?
Una vez superada la desconfianza inicial hacia la incorporación de nuevas formas de pago en nuestro día a día, y demostrada la seguridad y comodidad que aportan, pocos son los obstáculos que frenan la transición hacia un mundo sin efectivo. No obstante, numerosos estudios demuestran que el factor clave por el que el dinero en metálico sigue siendo el medio de pago más utilizado es por su alta aceptación, principalmente en operaciones pequeñas, en las que otros métodos de pago alternativos aún a día de hoy presentan grandes barreras de entrada.
 
¿Será cuestión de la sociedad en la que vivimos? 
Hoy en día el acceso a internet en sociedades desarrolladas es tan generalizado, que sumado al creciente impulso en el mundo de la tecnología, no es de extrañar que en cuestión de años el efectivo se vea sustituído por otros métodos de pago como las billeteras electrónicals (eWallets) o los propios pagos móvil.
Y, ¿qué pasa con las sociedades en vías de desarrollo?
En estas sociedades el uso del efectivo aún está presente en casi el 100% de las operaciones, entre otros factores, por la gran cantidad de personas que aún a día de hoy no tienen acceso ni al sistema bancario, ni mucho menos a todo este tipo de tecnologías.
Es ahí donde el papel de las instituciones financieras y otros organismos reguladores públlicos es vital hacia un mundo sin efectivo, no solo por el bien del desarrollo conjunto, sino también por otros muchos beneficios sociales como pueden ser el potenciar el control de la economía sumergida.
 
Ahora es tu turno, ¿cuál es el medio de pago que más utilizas en tu día a día?. Y, ¿por qué?. No dudes en comentárnoslo a través de nuestras redes sociales.
Concede la importancia necesaria a tus contraseñas
Incorpora el pago móvil en tu vida

Artículos relacionados

Subir