Tamaño de fuente: +

¿Cuáles son los gastos deducibles y no deducibles de tu empresa?

gastos-empresa-deducible

Cuando inicias cualquier actividad empresarial, una de las primeras cosas en las que tienes que reparar es en la cantidad de gastos que ello conllevará, ya que, por desgracia, no todo son ganancias netas. Si bien es cierto que cuando hacemos balance de todos estos gastos el panorama puede ser algo desalentador, cabe resaltar que gran parte de este desembolso puede verse deducido, ahorrándote así los impuestos correspondientes o parte de ellos.

 

Gastos deducibles

Entran dentro de la categoría de gastos deducibles todos aquellos gastos que tengan relación directa con la actividad empresarial que se realiza, es decir, aquellos que participen en el desarrollo eficaz de la empresa. Estos gastos pueden ser:

  • Sueldos y salarios.
  • Consumos de explotación: Todos aquellos elementos que sean necesarios para realizar el trabajo empresarial, como por ejemplo ciertas materias primas, mercaderías o el material de oficina.
  • Desplazamientos: Siempre y cuando estos sean por motivos empresariales.
  • Dietas: Todas aquellas comidas que sean necesarias para desarrollar la actividad empresarial, no pudiendo incluir en esta lista tus comidas habituales.
  • Servicios de profesionales independientes: Abogados, servicios de asesoría, etc.
  • Arrendamientos y cánones: Alquileres de locales, asistencia técnica, leasing, renting, etc.
  • Amortizaciones: Por el uso y deterioro de los bienes utilizados para el desempeño de la actividad profesional.
  • Otros gastos deducibles: Vehículos de empresa, formaciones, adquisiciones de libros, cuotas de asistencia a eventos, indemnizaciones, planes de pensiones, etc.

Un factor común que debes tener en cuenta siempre que tu intención sea deducir uno de estos gastos es que deberás presentar una factura completa como justificación de dicho gasto. Este requisito es imprescindible y cualquier otro ticket o documento que no corresponda a esta factura no será válido. Además, estos gastos deben aparecer debidamente recogidos en el libro de cuentas correspondiente.

 

Gastos no deducibles

Existen una serie de gastos que no se pueden deducir por mucho que queramos, teniendo que pagar por ellos los impuestos correspondientes. No serán deducibles gastos como:

  • Pagos efectuados por causa de siniestros, accidentes, sanciones o multas.
  • Gastos realizados en paraísos fiscales.
  • Obsequios: Exceptuando aquellos que se realizan de manera regular (como puede ser una cesta de navidad), en general los regalos y/o donativos no pueden ser deducidos.
Principales cambios en el IVA de los ecommerce
Ahorrar en tiempos de confinamiento

Artículos relacionados

Subir